No es el pino, es el territorio…

Sostenibilidad y bioeconomía, un gran futuro para el pino de Galicia.

Al hilo de la presentación de la Fundación Arume la semana pasada, para la puesta en valor de la cadena del pino, nos gustaría poner el foco en el pino de Galicia como material idóneo para  arquitectura y urbanismo. Como resumen, la imagen de portada, donde se encuadra un pinar desde un mirador ejecutado con Pino de Galicia…

El escenario que se avecina podría ser, extrapolándolo a las teorías de Jane Jacobs una suerte de Nueva Obsidiana, creando un ciclo virtuoso de sostenibilidad, desarrollo del rural, biomateriales, y diseño entorno al pino de Galicia.

No es porque sea una madera de una calidad fantástica, es por la contribución de uno de nuestros más preciados recursos, a la bioeconomía, y al uso de materiales y sistemas constructivos Km0.

©Santos-Díez

No es porque su estructura de vetas, sus tonos y configuración de nudos sea maravillosa, es por su contribución al desarrollo de la  economía circular.

©Santos-Díez

No es porque sea una solución ideal para revestimientos, para mobiliario, para carpinterías, para su uso en urbanismo y paisajismo, es por el aporte de recursos económicos que supone una madera la calidad a todos los actores de la cadena, desde propietarios forestales y viveros hasta aserraderos e industrias de la transformación.

©Santos-Díez

No es porque sea un recurso sostenible, certificado y con una trazabilidad clara, es porque el sector forestal genera más de 20000 empleos directos en Galicia.

©Santos-Díez

No es porque su funcionamiento estructural, por su comportamiento como revestimiento, es por el valor añadido que las empresas de primera y segunda trasformación pueden generar a través del diseño, y desarrollo tecnológico.

©Santos-Díez

No es porque sus posibilidades a la hora de fabricar CLT, paneles alistonados, entablado, rastreles, etc., es por el reto que supone luchar contra las inercias negativas y los prejuicios asociados a la madera de pino de Galicia.

©Santos-Díez

No por su multitud de acabados, y soluciones técnicas, como son el tratamiento por impregnación en autoclave, el termotratado, o su simplicidad para el tintado, es por su facilidad para transmitir emociones, para dotar de calidez y calidad los espacios, con un impacto medio ambiental mínimo.

©Santos-Díez

No es por su capacidad de maridaje con otros materiales, es también por ser un mecanismo para fijar población y articular el territorio, con la actividad económica vinculada.

Un orgullo poder aprender de los magníficos compañeros del grupo de trabajo, como Ana Busto (Serrerías Rodríguez), José Cajaraville (Maderas Cajaraville), María Sánchez (The Cambium Design), Manuel Guaita (PEMADE), José Manuel Parada (Molduras del Noroeste), Mario Carballo (Maderas Besteiro), Cristina Ouzande (Ezcurra e Ouzande arquitectura), Antón Varela (MRM Arquitectos), Ismael Olveira (FINSA), etc.

Algo que ha unido transversalmente a más de 50 empresas y asociaciones de la cadena de la madera, tiene que ser algo muy bueno…

No Comments

Leave a Reply